6 AÑOS DE INDIFERENCIA AL CLAMOR MAGISTERIAL

miércoles, 6 de marzo de 2013

Un artículo de Pepe Ramos sobre Hugo Chavez

De: jose ramos geldres <jotaceramos955@hotmail.com>
Fecha: 6 de marzo de 2013 23:41
Asunto: Un artículo de Pepe Ramos sobre Hugo Chavez

Estimados amigos les remito un artículo de Pepe Ramos Bosmediano sobre el Comandante Hugo Chávez, cuando puso en evidencia toda la prepotencia de un dinosaurio político europeo como lo es el Rey Juan Carlos de España, superviviente de una época ya pasada pero que el Capitalismo permite.

Saludos, 

José Carlos



EL REY Y HUGO CHAVEZ: ¿MALCRIADEZ O CONFRONTACION POOLITICA?

 

José Ramos Bosmediano, miembro investigador de la Red Social para la Escuela Pública en América

 




 

Lo ocurrido en la XVII Cumbre Iberoamericana, realizada del 8 al 10 de noviembre del 2007, está mereciendo dos interpretaciones generales con distinto peso en gran parte de los denominados "analistas políticos", de funcionarios gubernamentales, del público espectador de los acontecimientos del día a día y de los medios de información.  Por un lado están quienes dan más importancia al enfrentamiento entre el Presidente Hugo Chávez –con el acompañamiento no menos importante del Presidente Daniel Ortega- y el gobierno español representado por el Presidente Luís Rodríguez Zapatero y el Rey de España Juan Carlos I.  Por otro lado están quienes valoran más el contenido de la declaración final de la Cumbre, o Declaración de Santiago, que contiene algunos acuerdos para mejorar las relaciones entre los estados miembros y entre los ciudadanos de estos estados (más desarrollo para combatir la POBREZA, desarrollar un programa común para la SEGURIDAD SOCIAL, adoptar todos los acuerdos anteriores sobre GENERO, enfrentar las simetrías e injusticias en el COMERCIO y declarar el año 2008 como "Año Iberoamericano contra todas las formas de Discriminación").  La Presidenta Michelle Bachellet (Chile), anfitriona del evento, se ha colocado, como se puede deducir de las declaraciones del Secretario de Palacio de Gobierno, señor Ricardo Lagos Weber, por la postura de minimizar el enfrentamiento verbal y poner énfasis en los acuerdos.  Por el lado de ver solamente el incidente están toda la derecha abiertamente neoliberal y sus más conspicuos propagandistas de los medios de comunicación.  En el Perú, tanto El Comercio como La República no han ocultado su posición en contra del Presidente Chávez (La República, en su edición del lunes 12, p. 18, relevando la figura del Rey español, denomina a Chávez "mandón venezolano"; mientras que El Comercio, en su edición del domingo 11, p. a14, acusa a Chávez de impedir "el acercamiento entre nuestros pueblos").  Pero ha sido la periodista Cecilia Valenzuela, enemiga de todas las luchas de los trabajadores, quien en la edición de su programa televisivo La Ventana Indiscreta del 12 de noviembre del 2006, en el colmo de su odio visceral a todo lo que no sea defensa del capitalismo neoliberal de donde salen sus ingresos por el pago de los avisos comerciales, ha lanzado contra el Presidente Chávez todo tipo de insultos, hasta llamarlo, increíblemente, "ladrón".

 

UNA CONFRONTACION DIFERENTE

 

Tenemos que distinguir en toda confrontación aquello que aparece con mayor claridad a través de las palabras, de ciertos incidentes, como el que ha ocurrido en la Cumbre de Santiago, pero también el trasfondo de la confrontación,  su significado más profundo y sustantivo, lo que refleja la lucha entre posiciones ideológicas y políticas dentro de un escenario histórico concreto, en este caso, en el escenario latinoamericano y los impactos del escenario mundial.

 

Resulta que en América Latina se viene dando una confrontación entre el capitalismo y su globalización neoliberal bajo la conducción del imperialismo estadounidense, por un lado; y, por otro, la emergencia de un fuerte movimiento que se dirige a cambiar las viejas estructuras injustas que el neoliberalismo viene profundizando a despecho del crecimiento del Producto Bruto Interno por encima del 5% anual desde hace cinco años consecutivos, sin ningún impacto positivo en la vida de millones de latinoamericanos, pero sí en el mayor enriquecimiento de unas cuantas grandes empresas y sus más altos ejecutivos.  En esta confrontación ya no está solamente la Cuba de Fidel Castro, la Cuba revolucionaria y socialista, sino que, por el impulso de masas y movimientos democráticos y progresistas en cada país, están surgiendo alternativas populares que llegan al poder del Estado y empiezan a aplicar programas económicos, sociales y culturales que favorecen a la mayoría de su pueblo, socavando los viejos intereses oligárquicos que han convertido a sus respectivos países en despensa de las empresas imperialistas.  Uno de los líderes emergentes de las nuevas revoluciones que amenazan con traer abajo todo el armatoste oligárquico, es el Presidente Hugo Chávez, cuyo discurso vehemente, irreverente y directo, que puede parecer "malcriado" a los espíritus domesticados por la democracia burguesa formal y su conducta hipócrita, expresa la convicción y la sinceridad de quien lucha por una causa justa que solamente puede hacerse realidad con el socialismo.  Pero no se trata solamente de Chávez y de Venezuela.  Hay sumas progresistas en el Sur y en el Centro de América Latina, que con tiempos y fuerzas diferentes avanzan en la tendencia de la lucha por la transformación revolucionaria que requieren nuestros pueblos.  Esto asusta a los poderosos de esta parte de la Tierra, pero también a los del capitalismo imperialista en América del Norte, de Europa y de Asia.  De manera que estamos frente a una confrontación mundial entre la defensa de los privilegios capitalistas y las aspiraciones de liberación de los pueblos y naciones dominadas por aquéllos. Como decía Mariátegui, entre el socialismo y el capitalismo.

 

Que esa confrontación se haya manifestado en Santiago de Chile en la forma en que tuvo lugar, es un asunto de la circunstancia concreta de un evento.  Pero la confrontación se da en todos los escenarios; entre ellos, en las relaciones de presión ejercida sobre Cuba por la Administración Bush; el apoyo de Zapatero al golpe de Estado en Venezuela el 2002 contra, precisamente, el Presidente Chávez; el apoyo a la guerra contrarrevolucionaria de la Contra nicaragüense por el gobierno de los Estados Unidos; el apoyo incondicional de éste a la presencia saqueadora, y muchas veces dolosa,  de sus empresas en los países latinoamericanos; etc.   Porque los presidentes Hugo Chávez y Daniel Ortega se refirieron a estos problemas, la ira de Zapatero no se hizo esperar, así como la de su Rey, quien quiso darse el lujo de hacer callar a un ciudadano latinoamericano, como sus antepasados colonialistas hicieron callar al propio Bartolomé de las Casas, su compatriota, por defender a los indígenas latinoamericanos frente al comportamiento genocida de los invasores ibéricos.

 

LOS NEOLIBERALES SE DEFIENDEN MUTUAMENTE

 

Que Zapatero salga en defensa del neoliberal y cómplice de la invasión a Irak y otros pueblos por los Estados Unidos, José María Aznar, no puede sorprender a nadie que conozca el programa económico y social del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), pues tanto durante los períodos gubernamentales de su líder mayor Felipe González, como en el presente período, el neoliberalismo constituye la directriz de ese programa.  No es el problema de la falta de "respeto" o la "tolerancia" vulnerada entre presidentes lo que ha provocado las santas iras de los gobernantes españoles.  Es la defensa de un orden burgués neoliberal lo que les une.  Las diferencias políticas en España entre el PSOE y el PP (Partido Popular) son apenas secundarias frente a sus primordiales coincidencias programáticas y hasta ideológicas (el capitalismo como posibilidad de desarrollo humano, haciéndolo "más humano", etc.).

 

En el Perú ha salido la quintaesencia política neoliberal con etiqueta cristiana: Lourdes Flores Nano, pidiendo al Presidente Alan García que no permita ni una gota de petróleo venezolano en el Perú. El gobierno aprista, sin dejar su programa neoliberal, requiere esa presencia para potenciar la petroquímica en el Perú.  Ni las iras de Juan Carlos I ni el chillido pituco de Lourdes Flores pueden frenar ese negocio en un "mundo globalizado" como suele decir la misma Presidenta del PPC, nuevamente reelecta.

 

La nueva tendencia revolucionaria en América Latina emerge desde gloriosa historia de lucha de nuestros pueblos, de las luchas presentes, del mensaje de hombres como Bolívar, José Martí, Sandino, El Che Guevara, Fidel Castro, entre muchos más que alimentan el espíritu revolucionario actual.

 

Iquitos, noviembre 13 del 2007


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario